Las motocicletas, además de espectaculares, son prácticas, cómodas y eficientes. Con ellas puedes ir a donde gustes de forma mucho más rápida y divertida que en cualquier otro transporte. Aunque para poder disfrutar de estas y muchas otras ventajas, necesitamos darle mantenimiento. Por ello te decimos algunos de los cuidados básicos para mantener tu moto en perfecto estado.

– Balatas: Debes estar al pendiente del desgaste que presenten las balatas de frenos. Toma en cuenta que se gasta mucho más si conduces en ciudad, que en carretera, por lo que la periodicidad para cambiarlas dependerá del uso. 

– Bujías: Por lo regular, antes de los 10.000 kilómetros, se deberá hacer un cambio de bujías. De lo contrario, notarás que tu moto perderá potencia y consumirá más gasolina. No esperes  llegar a este kilometraje, haz el cambio acorde a tu calendario de servicios.

– Líquido de freno: Si notas que el color del líquido de frenos está oscureciendo, es momento de cambiarlo. Con esto garantizas que tu sistema de frenado siempre va a trabajar correctamente. 

– Filtro de aire: Es el encargado de evitar que entre suciedad al motor. Por lo que si frecuentemente circulas por terrenos con polvo o contaminados, tendrás que cambiarlo, lo mejor es hacerlo en tus respectivos servicios de mantenimiento.

– Neumáticos: Al igual que las balatas, el desgaste de las llantas de tu moto dependerá de la frecuencia de uso. Pero además de revisar la presión de aire, si el dibujo ya tiene una profundidad menor a 1,6 mm, deberás reemplazarlas. 

Batería: Por lo regular, la vida útil de las baterías es de aproximadamente cuatro  años. Por lo que al acercarse ese plazo, deberás plantearte su cambio, antes de que comience a presentar fallas el sistema eléctrico. 

– Cadena: Si detectas que la cadena de tu motocicleta está torcida o con los dientes muy gastados, deberás cambiarla. Recuerda que si la cuidas y la mantienes tensa y lubricada, su vida útil se extenderá por muchos kilómetros más.

– Aceite: Lo recomendable es revisarlo periódicamente. Mucho dependerá del kilometraje que hagas al año, así sabrás si debes cambiarlo con mayor o menor frecuencia, revisa su nivel y que su tonalidad no sea muy oscura.

– Anticongelante: Es el encargado de proteger la temperatura del motor de la motocicleta, especialmente ante temperaturas extremas (ya sea calor o frío). Se recomienda cambiarlo en los servicios que así lo estipule tu manual de usuario.

Siguiendo estos cuidados básicos para mantener tu moto en buenas condiciones, alargarás su vida útil. Para mayor información, síguenos en las redes sociales de Sabemos de Motos.


0 Shares:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like