En características generales, todas las motocicletas son similares, pero cada estilo posee distintas ventajas de acuerdo a la funcionalidad para la que fue diseñada. Sin embargo existe un modelo que a simple vista es diferente. Las motos Trial.

Una de las principales y más evidentes diferencias es que es una moto para terracería, por ello sus neumáticos cuentan con tacos y con una presión de entre 12 y 18 psi, lo que le permite conseguir un excelente agarre. Otra característica emblemática de las Trial es que carecen de asiento, con el objetivo que el piloto pueda maniobrar con total libertad, en especial en los montículos más extremos. 

En cuanto a nivel mecánico, se distinguen por contar con una gran fortaleza y potencia, permitiéndole acelerar a máxima velocidad en tramos cortos, cuando el piloto intenta superar obstáculos grandes, por eso la mayoría de modelos supera los 250 cc y su motor tiene seis marchas; las primeras cuatro son muy cortas con un par largas.

Los giros de motor, son posibles debido al gran embrague con el que cuentan, esto es lo que permite saltar de un punto a otro, estando por completo detenida. Como dato curioso, en 2005, el francés Adrian Vergnault entró al Libro de los Récords Guinness, luego de saltar una distancia de 7,7 metros sin rampa.

Para lograr esos saltos y maniobras tan espectaculares, es necesario que la motocicleta prácticamente no pese, por ello las Trial solo cuentan con las piezas estrictamente necesarias para su funcionamiento, lo que les permite conseguir un peso no mayor a 70 kilos

No cabe duda que el mundo de las motos Trial es uno de los más apasionantes del motociclismo. Si alguna vez has participado o presenciado una competición de este estilo, comparte tus fotos en nuestras redes sociales. Porque juntos, Sabemos de Motos.



0 Shares:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like